Men principal:

SUSCRÍBASE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS
Email:
Verificar
Introduzca el texto tal y como aparece en la imagen
 
 

 

Acerca de Fernando Serra

Fernando Serra
Dirección de Producción, Tecnología y Operaciones
Doctor en Dirección de Empresas y MBA, IESE, Universidad de Navarra
Ingeniero Industrial, UPC
Leer más »

Artculos recientes en el blog de Fernando Serra

Links recomendados

Ha llegado septiembre …

Me aceptarán uds que el invento denominado “vacaciones” supone, por lo menos en España, una ruptura total con la vida habitual de la sociedad urbana. ¡Hasta el Estado está de vacaciones! Probablemente muchos políticos no estén de vacaciones, o quizás habría que concluir que están siempre de vacaciones, en el sentido de integración de su vida en la vida social, económica y laboral de todos los dias y de todo currito que se precie. Ello no quiere decir que no trabajen, pero de otra forma, incluso en vacaciones.

¿Y que habrán hecho los políticos en vacaciones? ¡Algunos han anunciado que no iban a tomarse vacaciones! ¿En que habrán estado pensando? ¿Cómo van a dejar sentir su peso sobre la población a su retorno al trabajo?

No sé contestar estas preguntas, pero los síntomas no son halagüeños. Me gustaría creer que han pasado sus vacaciones no hechas trabajando por y para la población, pero probablemente lo han hecho por y para las encuestas y los partidos. En Catalunya estamos en casi semanas electorales ya y el President (en su legítimo derecho), alarga que te alargarás, porque se apega al sillón y se le acaba, dicen unos. Yo, que soy mal pensado y a la vista de las actuaciones del año pasado, creo más bien que ha puesto una vela al patrón de los desamparados para que le traiga un gran escándalo de CiU de última hora y, si coincide con la visita del Papa, mejor, habrá foto. Entretanto, emiten leyes y reglamentos baratos (no cuestan dinero), innecesarios por su urgencia (como el reglamento de los afterhours) o ridículos ( pasar la responsabilidad de la salud de las prostitutas a los ayuntamientos, ¡Hay que ver y oir a Boada argumentando sobre esto!).

La legislatura que se acaba ha venido marcada por el proceso del Estatut y por tres o cuatro graves deficiencias de gobierno, como el incendio de Horta o el problema del agua (¿han vuelto uds a oir a hablar de él?), o la respuesta al corte eléctrico de Girona, las chapuzas administrativas alrededor del urbanismo (santa Perpetua o el hotel del Palau), etc.

Especialmente importante es el proceso del Estatut. Los otros temas se los han encontrado, pero este lo han buscado, y con ahínco. Que el Estatut sería declarado inconstitucional en algunas de sus partes esenciales, era temido / esperado por muchos. En todo caso se conocía muy bien que existía un elevado riesgo. Y esto era así a pesar de que los políticos vocearan que era totalmente constitucional. Cierto que es un pacto político entre dos parlamentos soberanos, pero no es menos cierto que uno de los dos parlamentos controla un estado y el otro no. El Estado, se ha demostrado, no es de todos. Muy grave.

La situación se ha tornado muy difícil: un pueblo engañado por sus políticos, un Tribunal Constitucional manipulado al que se le ha encargado hacer lo que los políticos no se atreven a plantear. Sin embargo, a mi modesto entender, el Tribunal Constitucional ha hecho su trabajo, tarde, pero bastante bien. Ha redirigido a los políticos a un cambio constitucional de calado. Lo dice la propia sentencia del Estatut.

El Gobierno Central, después de haber intentado engañar a todos sobre la crisis, incluso a sí mismos, y no haberlo conseguido debido a la tozudez de los mercados, ha hecho parte de los deberes que la Sra. Merckel y otros acreedores le han impuesto, con resultado de una reducción sustancial de la prima de riesgo país (cuya alza o reducción puede ser tanto o más importante para las arcas del estado, que las medidas de ahorro tan impopulares tomadas. Algo habrán aprendido, digo yo). En los próximos meses y una vez aprendida la lección, Zapatero y sus ayudantes proseguirán vendiendo lo realizado (China, Japón,…), ya que al descubrir la existencia del Mercado, han descubierto tambien que es mucho más divertido gobernar hacia fuera que hacia dentro. No vaya a ser que tengan que responder a muchas preguntas sobre su participación en el engaño del Estatut.

Pero en España en los últimos años se han abierto melones que a ningún político le gusta mencionar y que este Gobierno no va a cerrar, y algunos de ellos sólo pueden ser resueltos en la mesa de negociación de una modificación constitucional importante. Temas como la ley electoral, descentralización del estado y/o soberanismo, la garantía de independencia del sistema judicial, responsabilidad penal de los partidos y sindicatos y sus dirigentes, derechos del ciudadano,… etc. Además, a mi criterio, hay algunas sandías bien grandes que se van a abrir casi por si mismas y a pesar de muchos: estructura de la jefatura del estado, fin de ETA, estatus de las provincias africanas, …etc. Podemos decir que la inacción estratégica de nuestros gobiernos los convierte en unos meros vendedores de fruta, en ocasiones podrida, de tanto esperar.

España se cuenta entre los paises ricos (elevada renta, elevado gasto y una gran deuda), pero también es un país débil, debido a la falta de valores colectivos y a la influencia que esto tiene en sus instituciones.

Señores, desde la ideología que lo miren, sea la que sea, el Estado español es una antigualla, lo digo porque ni satisface a su población, ni es capaz de defender sus intereses en el mundo, dos condiciones esenciales que justifican la existencia de un estado moderno.

Nuestros políticos, de los gobiernos y de las oposiciones, con contadas excepciones muy honorables por excepcionales, se están convirtiendo en una clase social que se autodefiende y que pretende vivir a costa del resto de ciudadanos. Lo están consiguiendo y ni tan siquiera lo esconden, tan grande es su prepotencia (a título de ejemplo, la ley de Reforma del Código Penal, excluye de responsabilidad penal a Sindicatos y Partidos así como a sus dirigentes y representantes, o bien, las regulares y legales subvenciones votadas por los parlamentos a favor de las fundaciones de los propios partidos para realizar estudios dudosamente útiles. Las cantidades no son despreciables. Están publicadas en los Boletines Oficiales correspondientes). Su incompetencia es tan audaz que es capaz de acabar con su propia gallina de los huevos de oro.

Todo ello me conduce a ser pesimista durante un largo futuro por lo que respecta a la competitividad de España en el mundo, casi en cualquier frente. Todos los índices mundiales que se publican lo están indicando. ¿Es esto desafección? Como dicen algunos políticos. Puede que lo sea, pero en todo caso es consecuencia lógica de una actitud de nuestros políticos basada en perpetuarse y en imponer valores a la sociedad que son ineficaces, en lugar de gobernar la convivencia y el progreso. Sugiero al lector lea el análisis que sobre competitividad realiza mi amigo Josep Albet ( www.josepalbet.com ). Por supuesto, esta situación se dejará sentir mucho tiempo en el diferencial de riesgo país, en la inversión extranjera (en 2009 ha caído un 80% respecto a 2008), etc., y por lo tanto en el paro. En consecuencia volvemos a ser un pais de emigrantes, especialmente de la juventud más cualificada.

Este callejón sin salida en el que se está metiendo el sistema político, retorciendo los principios democráticos más elementales, no facilita el desarrollo del tejido empresarial. Paradójicamente, ni las empresas de propiedad estatal pueden desarrollarse. Una economía regional fuertemente influenciada e intervenida por las partitocracias, no es viable a medio plazo dentro de la zona euro y de la UE. El aviso ya lo hemos tenido. Viola mucha legislación europea, mercantil y probablemente de derechos fundamentales. Pero, entretanto, como comprenderán, harán mucho daño. Aquí el tiempo es oro y están en juego generaciones de jóvenes españoles.

Ser pesimista como ciudadano obliga a ser realista como empresario. No estamos en situación de defender causas perdidas relacionadas con activos existentes o posiciones en el mercado local que nunca volverán. Hoy los activos válidos sobre los que apalancar una estrategia agresiva son los intangibles: el talento, la creatividad, la marca, la tecnología, la capacidad innovadora, la capacidad emprendedora dentro y fuera de las empresas, y la voluntad de crecer en el mercado mundial.

El empresario tiene la obligación y oportunidad de cambiar. Cambiar en su anterior concepción del mercado: España por el Mundo, y no sólo de mercado sino de base de implantación. Hemos de hacer lo mismo que los demás, analizar y tomar posición respecto de en dónde vamos a tener las oportunidades de los próximos diez años y que habrá que hacer para alcanzarlas. No importa el tamaño, importa la profesionalidad. Un gran empresario, hecho a sí mismo, me comentaba con nostalgia que su único error fue no comprender la importancia de la profesionalidad y del conocimiento para competir mundialmente.

Barcelona, 7 de septiembre 2010

Comentarios

Comment de Alejandro – Reclutamiento especializado
Fecha 03/04/2014 / 00:40

Me gusto el articulo, quisiera dar mi punto de vista, emprender un proyecto es un trabajo complicado cuando no se tiene una preparacion empresarial,

Escriba un comentario