Men principal:

SUSCRÍBASE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS
Email:
Verificar
Introduzca el texto tal y como aparece en la imagen
 
 

 

Acerca de Fernando Serra

Fernando Serra
Dirección de Producción, Tecnología y Operaciones
Doctor en Dirección de Empresas y MBA, IESE, Universidad de Navarra
Ingeniero Industrial, UPC
Leer más »

Artculos recientes en el blog de Fernando Serra

Links recomendados

Como si fuera alemán!

Estamos viviendo momentos inciertos. Las empresas se las ven y se las desean para aprobar presupuestos asumibles para el año 2005. Soy un ferviente creyente de que la economia real se mueve por las espectativas de la gente, empresarios y consumidores, y que la ciencia económica pretende (a veces con éxito) explicarlo e incluso preveerlo. Pero a fin de cuentas, es la espectativa lo que ilumina las acciones del empresario y del consumidor.

El Gobierno propone un crecimiento del 2,9 para 2005, pero el Fondo Monetario y otras entidades neutrales apuestan por un crecimiento español de entre 2,5 y 2,7, lo que significaría un estancamiento. Por otra parte, parece que el dólar modera su caida, pero la espectativa generalizada es de dólar débil, afectando mucho a las cuentas de resultados de nuestras empresas exportadoras, aunque no tanto a las globalizadas. En política interior observo una elevada perplejidad entre los medios y los políticos, con impacto evidente sobre la espectativa y confianza económica, sobre problemas históricos muy importantes que afloran con fuerza y que pueden tener gran impacto en la economía y en nuestra imágen en el mundo (Wall Street Journal, The Times,…). Es loable el esfuerzo del Gobierno por resolver estos problemas, pero en economía todas las etapas de cambio producen incertidumbre. Sin embargo, no me parece tan loable la dedicación de nuestros políticos y legisladores a cumplir promesas electorales de gran resonancia mediática y con fuerte afectación negativa a las espectativas e inquietudes de grandes colectivos y que tambien producen incertidumbre. No quisiera olvidar la gestión de la ratificación de la Constitución europea, creo que tambien genera incertidumbre.

En fin, pienso que los gobiernos en épocas de incertidumbre, deberían moderar sus deseos mediáticos, sabiendo el impacto de todo esto en la economía, que quiere decir, en el empleo, la fiscalidad, la balanza de pagos, etc… en definitiva en nuestro futuro. De todas formas algo se mueve en el sentido correcto, en Catalunya parece que hay un fuerte movimiento por recuperar tiempo perdido en infraestructuras (probablemente no todo lo necesario), un buen ejemplo es el plan de centros tecnológicos y la forma en que se hacen. Se trata de centros cuya misión es poner a disposición de las empresas los conocimientos científicos y tecnológicos existentes en las universidades, y realizarlo bajo la administración e implicación de las propias empresas.

Alguno dirá, este se va de Herodes a Pilatos, pero no, lea lo siguiente: Alemania cerró 2004 con un nuevo record (segundo año consecutivo) de exportaciones y de superávit comercial, pese a la fortaleza del euro. Sus ventas crecieron el 10% y su excedente el 20%.  Los paises que recibieron más bienes y servicios alemanes fueron los de la euro-zona. Además, Alemania ha sido  el mayor país inversor en China durante 2004.

Leia ayer unos comentarios de un político al respecto de esta notícia, en el sentido de : claro!, pero nuestra economía no se puede comparar con la alemana, ellos tienen marcas muy reconocidas, tienen tecnología y productos de alto valor, tienen…. Yo le diria a este político, mire está claro que entre todos les hemos organizado un gran mercado a los alemanes y que finalmente van a venir al Sur a gastar lo ganado, y por lo tanto ni yo ni nadie podemos pretender que las economias respondan igual. Pero lo que es cierto es que comportarse como alemanes a largo plazo es lo que permitiria navegar en la incertidumbre con soltura y seguridad. No hay otra solución, y entretanto a pasar angustias con la deslocalización, con la demanda turística, con el dólar, etc.

Las economias de ambos paises no son equiparables, pero los problemas de los empresarios (que en conjunto configuran la economia de cada pais) uno a uno, sí lo son. Y lo que los empresarios deben hacer tambien es comparable. Haga ud. como si fuera alemán, invierta en su marca, sea el mejor en su mercado mundial, busque la mejor plataforma para comprar o fabricar (y si es China, porque no?), innove, busque la tecnología necesaria, acérquese a los centros tecnológicos, universidades, etc, incluso son baratos y están deseando ayudarle, no se deje atrapar por los costes sociales de ser unicamente local,… y contrate a los mejores colaboradores posibles, trasladando la competitividad de los mercados al interior de su compañía. Hay que ser alemán para esto? Yo creo que no, pero es evidente que algo falla.

Barcelona, febrero 2005

Escriba un comentario