Men principal:

SUSCRÍBASE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS
Email:
Verificar
Introduzca el texto tal y como aparece en la imagen
 
 

 

Acerca de Fernando Serra

Fernando Serra
Dirección de Producción, Tecnología y Operaciones
Doctor en Dirección de Empresas y MBA, IESE, Universidad de Navarra
Ingeniero Industrial, UPC
Leer más »

Artculos recientes en el blog de Fernando Serra

Links recomendados

El Dólar, ¡Esa incomprensión!

Hace unos dias leí en prensa unas declaraciones del ministro Montilla lamentándose, con razón, de que muchas empresas están dejando el mercado USA. Yo no tengo datos a mano, ni creo que nadie los tenga, pero me lo temo. Luis Angel Rojo, dijo en otras declaraciones (La Vanguardia ,15/11) que el dólar “puede” bajar otro 50% más (quizás hasta 1,45 o 1,50) y mantenerse ahí durante bastantes meses para equilibrar su déficit por cuenta corriente. He llegado a ver la cifra de 1,70, con los mismos argumentos.

Probablemente tienen razón, décima arriba o abajo, y tambien tiene aparente razón el empresario cuya primera reacción es retirarse del mercado USA (casi nada), la espectativa que todo el mundo le está vendiendo actualmente es “esto va mal e irá mucho peor”.

Intentaré ponerme en la cabeza del intrigado empresario, cuya misión no es especular sino hacer beneficio con la venta de sus productos. Para conseguir esto debe tener una presencia en el mercado y vender, y además hacerlo rentablemente. Si primariamente negamos la mayor, la presencia en el mercado, ya no hay problema, puesto que seguro que no hará beneficio. Lo que sugiere la situación no es retirarse del mercado, sino tomar medidas industriales y financieras conservadoras y coherentes Volveré sobre ello.

Me planteaba un empresario hace unos dias su incomprensión sobre la relación entre la bajada del dólar y el tan cacareado déficit por cuenta corriente americano. Vale la pena explicarlo un poco de una forma lo menos técnica posible. El déficit por cuenta corriente es equivalente a un déficit de tesorería del estado producido por el déficit fiscal interior, amplificado a su vez por las negativas espectativas de los inversionistas que les llevan a desinvertir en dólares. Es decir, un déficit fiscal determinado puede generar inquietud entre los inversionistas, provocando un déficit de tesorería mayor. Pero tambien puede ocurrir lo contrario.

En teoría, para cambiar la tendencia hay que reducir el déficit fiscal. ¿Como puede reducirse el déficit fiscal? Pues incrementando los ingresos y reduciendo los gastos. Respecto a los ingresos, el nuevo gobierno ha anunciado ciertos recortes de impuestos, que en parte vendrán a compensar los mayores ingresos que se deriven de la mayor actividad económica que dia a dia está mostrando la economia americana. Recuerden que las épocas de superávit fiscal coincidieron siempre con épocas de bonanza económica, años previos al 2000.

¿Y que ocurrirá con los gastos? Se han anunciado algunos recortes que siempre serán menores al lado del recorte estrella, la privatización de la Seguridad Social, que según algunos expertos canalizará hacia la bolsa cantidades equivalentes a 700 0 1000 millones de dólares.

Yo no sé lo que ocurrirá (obviamente), pero si la actividad sube (ayudada por el dólar bajo y la demanda interior) como parece que está ocurriendo y se privatiza la Seguridad Social, es posible que es déficit fiscal se reduzca, quizás hasta que desaparezca. Se lo imagina? Y si además fuesen capaces de reducir los gastos en Irak?

No veamos solamente la negritud desde Europa, veamos la oportunidad desde nuestra empresa. Si la situación dura, como dicen, entonces no hay que abandonar el mercado americano, hay que instalarse de forma mucho más decidida, aprovechar esta onda para comprar empresas americanas, para fabricar con costes americanos y para vender en el mercado mayor y más sofisticado del mundo. En fin, para convertirnos en una empresa global pensando en global. Hay mucho que aportar al mercado americano desde Europa, y no sólo ahí sino a los mercados del área dólar, muchos de los que consideramos erróneamente mercados naturales de las empresas españolas, y en los que corremos el mismo riesgo de ser barridos.

Pero nuestras suposiciones no acaban aquí, y si despues de todo resulta que el mundo sigue aceptando el endeudamiento americano en dólares (por cierto, único pais, hasta hace poco, que se endeuda en su propia moneda).? Seguiremos hablando del dólar.

Barcelona, diciembre 2004

Escriba un comentario