Men principal:

SUSCRÍBASE PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES DE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS
Email:
Verificar
Introduzca el texto tal y como aparece en la imagen
 
 

 

Acerca de Fernando Serra

Fernando Serra
Dirección de Producción, Tecnología y Operaciones
Doctor en Dirección de Empresas y MBA, IESE, Universidad de Navarra
Ingeniero Industrial, UPC
Leer más »

Artculos recientes en el blog de Fernando Serra

Links recomendados

Los bonus de la verguenza

Mientras escribo este artículo estoy consumiendo los últimos días de mis vacaciones, merecidas y cortas, como las de todo el mundo. No sé si es porqué he conseguido desconectar o porque realmente no pasa nada, pero mi creatividad se encuentra bajo mínimos. Han ido transcurriendo las semanas sin noticias relevantes, por lo menos para mí. Voy a explicárselo.

Sin haber hecho ninguna estadística formalmente, creo que no estaré lejos de la realidad si digo que las noticias de prensa dominantes han sido el calor, los incendios (esta vez no sólo en España), etc., estas noticias pertenecen al grupo que podríamos denominar “catástrofes naturales”. Sus consecuencias pueden ser peligrosas para algunos gobiernos, véase sino el debate en Francia sobre la cuota extra de fallecidos por causa del calor, que debería haber sido previsto.

Hay otro tipo de noticias, que podríamos denominar como “catástrofes humanas”, por ejemplo el incendio de Puertollano. A mí me sorprende que para contratar una administrativa para mi humilde despacho, la señorita de la ETT me pida la valoración de riesgos laborales del puesto de trabajo a cubrir, porque es de ley tenerla, mientras que una refinería pueda tener errores enormes en su plan de prevención de riesgos. Creo que el foco no se está poniendo en el problema, sino que haciendo una norma alguien se queda tranquilo.

Otras noticias son “las recurrentes”, Irak. Cada muerto americano o iraquí se convierte en muerto anónimo, importante sólo porque con el número parece que se va demostrando lo que algunos ya dijeron: que sería una ocupación muy difícil. Y pienso yo, la noticia debería ser que todo esto se ha arreglado, me parece evidente que la ocupación es difícil, y parece evidente también que algunos desde la sombra pudiendo evitar muertos no lo hacen, sino que siguen su juego que ya fue sucio cuando pudieron evitar el conflicto y tampoco lo hicieron.

Hay otras que no son nada de lo anterior, sino ridiculeces del sistema ( a cada uno el suyo), como son los tránsfugas en España (la mayor noticia política de los últimos meses), o los apagones de Nueva York.

En fin, como uds pueden ver y deducir, mi opinión de lo que ocurre y de lo que parece que interesa es bastante pobre.

Sin embargo ha habido un tema en los últimos días que me ha llamado poderosamente la atención, el tema de Alstom. Como uds saben es una compañía que ya fue de propiedad pública francesa, privatizada con éxito y con una brillante gestión durante unos años, lo que le permitió situarse en una posición de tesorería de aquellas que incomodan a algunos profesionales de gestionar el dinero de otros (no así a los propietarios empresariales), y decidió diversificar, quedándose algo que para otro ya era un problema, la división de energía de ABB. Parece ser que esta brillante decisión estratégica, junto con otras dejadeces , puso a la empresa en la tesitura de no poder pagar las nóminas de julio. El estado francés lo resolvió entrando en el capital de nuevo, con un 30%.

Pues bien, sobre esta noticia hay dos cosas a resaltar: que Francia se salta la norma de la UE cuando la “grandeur” ( o su incapacidad política interna) lo requiere y que el resto de la UE no lo podrá evitar. Esta es la parte negativa, a esto me he referido muchas veces cuando escribo sobre la incertidumbre de la UE, que no lo es tanto en su final, como  en sus laberintos, pasillos y cloacas. Lo segundo a resaltar sobre esta noticia es que el expresidente de Alstom, Ms. Pierre Bilger, ha renunciado a 4.1 millones de euros de los 5.1 que le correspondieron a causa de su clásula de indemnización, cuando le echaron debido a su gestión y a como dejó la empresa. Debo felicitar a Ms. Bilger por haber mostrado su vergüenza, ya que otros no lo hicieron y presumo que él también pudo haberse ido a casa con todo el dinero.

Creo que esta noticia debería ser más comentada en la prensa, en las escuelas, etc., ya que hemos estado viviendo una locura de cantidades y despropósitos que sin duda afectan a la formación ética de los profesionales. No vaya a ser que algún futuro MBA o consejero independiente, equivoque el camino: procure ud.,  estar en el lugar correcto en el momento adecuado, consiga que le firmen una buena cláusula de indemnización, y luego no importa que ponga ud. en peligro el patrimonio de la compañía, de todas formas va a hacerse rico, bien con las stock options, bien con la indemnización. Algo de esto hay que arreglar.

Barcelona, agosto 2003

Escriba un comentario